Blog de humanidadesymedicina

naval

Boletín Medicina Naval

Escrito por humanidadesymedicina 03-06-2015 en Medicina. Comentarios (0)

El Boletín de Medicina Naval

En la segunda mitad del siglo XIX, el Cuerpo de Sanidad de la Armada ha visto modificada su estructura. Desaparecido el Colegio de Cirujanos de la Armada, los antiguos profesores médicos-cirujanos han dejado paso a un nuevo profesional; el licenciado en medicina y cirugía. Este se ha formado en una Universidad civil e ingresará en el Cuerpo mediante concurso-oposición. Estos facultativos van a cubrir las vacantes producidas en unidades navales y dependencias de tierra así como diversos puestos de guardia y especialidades en los hospitales navales de la península y de ultramar. Pronto la dirección del Cuerpo se da cuenta de que la buena preparación de este personal es necesaria para enfrentarse a la enorme variedad de problemas sanitarios que van a producirse en la Armada en una época colonial y de insurrecciones, donde han aparecido los buques a vapor que van a presentar un cambio radical en la forma de navegar y de habitabilidad en ellos. Pues bien; recordando aquel papel destacado que tuvo las Juntas Literarias del antiguo Colegio de Cádiz, va a organizarse una serie de actividades científicas y culturales. Surgirá la lectura de una memoria clínica sobre casos prácticos de medicina, cirugía, higiene naval y otras disciplinas de la sanidad naval. Dicha lectura correrá a cargo de un oficial médico destinado en el departamento. Se crea revistas médicas y se dispone que todos los hospitales de Marina posean una Biblioteca. Los médicos de la Armada harán donaciones de libros de su propiedad. En el Hospital de Cartagena, en un lugar visible de la Biblioteca se pone una lápida de mármol, donde figura escrito los nombres de los donantes. En San Fernando, Cádiz, en el Hospital de Marina de San Carlos se va a crear en 1878 el Boletín de Medicina Naval. Su fundador fue José de Erostarbe y Bucet, el cual dirigió el Hospital entre 1878 y 1880. En su comienzo se editó en San Fernando hasta el año 1886 que comenzó a editarse en Madrid. En este boletín se escribía sobre temas médicos relacionados con la sanidad naval, se publicaba las memorias clínicas leídas, disposiciones sobre el Cuerpo de Sanidad y otros temas de interés. Había un apartado dedicado a Practicantes. Cuando se publicó en San Fernando, se añadía una información meteorológica proporcionada por el Observatorio de Marina. García-Cubillana de la Cruz ha encontrado 48 artículos sobre hospitales de Marina y 55 artículos sobre higiene y medicina preventiva, entre los años de 1883 a 1898. Otras revistas publicadas por el Cuerpo de Sanidad de la Armada fueron: Revista de Hospitales de Marina, entre 1883 a 1897. En ella se incluía los partes hospitalarios de los hospitales de Marina de la península y ultramar. Por esta época, en la Habana surge la revista médica titulada: La propagación científica, y la dirige el primer médico Juan Espada Montanol.



Boletín de Medicina Naval durante distintas épocas de su publicación, bajo las direcciones de José de Erostarbe y Ángel Fernández-Caro. Era costumbre incluir alguna página como la que vemos, con anucios de medicamentos preparados en farmacias de Marina.

BIBLIOGRAFÍA

CLAVIJO Y CLAVIJO, S. Historia del Cuerpo de Sanidad de la Armada. San Fernando. Tipografía de Fernando Espín Peña, 1925

GARCÍA-CUBILLANA DE LA CRUZ, J. M. El antiguo Hospital de San Carlos 1809-1981 y la ciudad de San Fernando. Publicaciones del Sur Editores. Cádiz, 2007

REDONDO, F. J. POZUELO, A. La ciencia médica en la Armada española del siglo XIX. Aula Médica. Madrid, 2008

SOLER CANTÓ, J. El Hospital Militar de Marina de Cartagena. 2ª Edición. Universidad Politécnica de Cartagena, 1999


LA SANIDAD NAVAL EN TRAFALGAR

Escrito por humanidadesymedicina 23-11-2014 en Sanidad. Comentarios (0)

La Sanidad Naval en Trafalgar. Buque insignia Príncipe de Asturias

El médico-cirujano embarcado en la escuadra de Federico Gravina, procede el Colegio de Cirujanos de la Armada, fundado en la ciudad de Cádiz por Real Decreto de noviembre de 1748. En 1791 se establece la unión de la medicina y la cirugía, creándose la profesión de médico-cirujano. La carrera pasa a ser de seis años con exámenes anuales y un examen final definitivo. El director del Colegio que a su vez era el Director del Cuerpo de Sanidad de la Armada, seleccionaba a los colegiales aptos para el servicio naval, que podía ser en hospitales, navíos de guerra o navíos mercantes. Comenzarían con el grado de segundo médico-cirujano, equivalente al actual de teniente, y si no había vacantes en el escalafón, serían provisionales hasta obtener nombramiento definitivo, en el caso de producirse dicha vacante.

Médico-Cirujanos embarcados en el navío Príncipe de Asturias, buque insignia de la escuadra del Teniente General de la Armada Federico Gravina y Nápoli, quienes participaron en el combate naval de Trafalgar, el día 21 de octubre de 1805.

Ayudante de Cirujano mayor  Fermín Nadal Valls.

Primer médico-cirujano Jacinto Comarcada Navarro.

Segundo médico-cirujano, habilitado de primero Antonio Zapata del Campo.

Segundo médico-cirujano Diego Gutiérrez Vega.

Segundo médico-cirujano particular Santiago Pablo Barros.

El Príncipe de Asturias, de una dotación de 1142 hombres, tuvo 52 muertos y 110 heridos. Finalmente; remolcado por la fragata francesa Themis, entra en Cádiz, desarbolado.

En cuanto al comportamiento de los facultativos podemos hacernos una idea por los infórmenes dados por el segundo comandante del buque, capitán de navío Tomas de Ayalde. Examinando estos, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

Fermín Nadal fue calificado de muy buena conducta, inteligente profesionalmente, activo y celoso en sus obligaciones, desempeñado su cometido a satisfacción de todos. Además fue quien con otros dos facultativos más, atendió a Federico Gravina de la terrible herida que le llevó a la muerte, no siendo, al parecer de muchos expertos, responsable del fatal desenlace.

Jacinto Comarcada mostró buena conducta, inteligente en sus funciones, activo, celoso de su profesión, subordinado. Lo que le llevó a desempeñar sus obligaciones durante el combate.

Antonio Zapata. Calificado de buena conducta y siempre cumplió con su cometido.

Diego Gutiérrez. Buena conducta, demostrando tener mucho estudio y aplicación, desempeñando sus funciones satisfactoriamente, sobre todo a la hora del combate

Santiago Pablo Barros. Mostró siempre buena conducta y cumplió a satisfacción de todos pero en cuanto a su preparación e inteligencia no se puede opinar por el poco tiempo que ha permanecido en el navío.

Probablemente, el informante sería asesorado por el Superior facultativo de la escuadra: Fermín Nadal Valls.

Hemos de considerar que no figura ningún sangrador embarcado y no es de extrañar dado la escasez de estos durante esta época. No ocurre lo mismo con otros navíos de la escuadra, en donde si hubo sangradores embarcados.

BIBLIOGRAFÍA

ARAGÓN ESPESO, M. Cádiz. La Medicina y la Cirugía en la época de Trafalgar. Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz. Cádiz, 2004

GONZÁLEZ-ALLER HIERRO, J. I. La campaña de Trafalgar (1804-1805). Corpus Documental. Ministerio de Defensa. Madrid, 2004. Biblioteca Naval de San Fernando (Cádiz)

ROCA NÚÑEZ, J.B. Los otros de Trafalgar. Médicos y cirujanos, Boticarios, Sangradores, Enfermeros, Socorristas, Victimas y Hospitales. Publicaciones del Sur Editores. Sevilla, 2011