Blog de humanidadesymedicina

ejército

Manuel Álvarez. Cirujano de la Armada y del Ejército

Escrito por humanidadesymedicina 09-02-2015 en armada. Comentarios (0)

Manuel Álvarez González. Cirujano de la Armada y del Ejército

Si bien; los médicos y cirujanos que habían cursado sus estudios en el Real Colegio de Cirugía de la Armada, en la ciudad de Cádiz, una vez finalizada la carrera y habiendo acreditado su preparación mediante examen final, podrían ser nombrado segundos cirujanos de la Armada, o en su defecto: segundo cirujano provisional; no siempre se daba esta circunstancia y el facultativo podría optar por ejercer la profesión en la vida civil o ingresar en el Ejército. No obstante, el caso de Manuel Álvarez es diferente. Se trata de un cirujano que sale del Colegio de Cirugía de la Armada y es nombrado segundo cirujano; como tal es destinado a un buque de la Armada. Después de algo más de dos años lo encontramos en el Ejército, valiendo al parecer el tiempo de servicio en la Marina. Si bien; durante la Guerra de la Independencia se dio esta circunstancia, no es este el caso, pues este hecho ocurre bastantes años antes. Vamos a tratar de recomponer la trayectoria profesional de este curioso cirujano.

1777: Colegial en el Colegio de Cirugía de la Armada.

1782: Segundo Cirujano de la Armada

1785: Cirujano del Regimiento de Infantería Granada

1789: Cirujano del 3º Batallón del Regimiento de Infantería Burgos

1793: Continua en el mismo destino

Manuel Álvarez, nació en Écija. Hijo de Manuel Álvarez y de María González, vecinos de esta localidad sevillana. Permaneció cursando sus estudios en el Real Colegio de Cirujanos de la Armada, durante un periodo de 4 años, 3 meses y 21 días. Hemos de tener en cuenta que con anterioridad a 1791, las carreras de medicina y cirugía estaban separadas en la Armada. Cuando se unen, la duración es de 6 años en vez de tres. Por lo tanto; nos llama la atención esta duración de algo más de tres años. La cuestión es que el conocidísimo Cirujano Mayor de la Armada Francisco Canivel, a la sazón Director del Colegio, le entrega el título de Bachiller en Filosofía, el día 17 de noviembre de 1780. Debió continuar en el Colegio hasta el 9 de abril del 81, en que como segundo cirujano de la Armada embarca en la fragata Santa Rufina. Esta embarcación, construida en Cartagena y botada en 1777; en el mes de abril de 1781 formaba parte de una división, junto al navío San Miguel, fragata Asunción, urca Bizarra y balandra Grulla. En la segunda mitad del 81 participa en las operaciones navales de recuperación de Menorca y su puerto de Mahón, en poder de los ingleses. Forma parte de la escuadra del brigadier Buenaventura Moreno y está al mando del capitán de fragata Pedro de Cañaveral y Ponce. Manuel Álvarez permanece embarcado en este buque hasta el 18 de diciembre de 1782. Tenemos referencia de sus servicios prestados, de los que se dice: En cuyo barco desempeñó las funciones de su cargo con el máximo celo, actividad, y acierto, atendiendo con esmero a los heridos y enfermos, tanto en el sitio y toma de Mahón, como en las diferentes comisiones que se encargaron a la expresada fragata: Se halló en el bloqueo y sitio de Gibraltar, donde por su honradez, aplicación y singular actividad, fue destinado a uno de los Hospitales de Marina, en el que tuvo excesivo trabajo por los muchos heridos en las Baterías flotantes, a los que examinaba y curaba con la mayor caridad, agilidad, prontitud y acierto, y en ello acreditó un loable amor al Vº Servicio hasta que habiendo enfermado gravemente tuvo que retirarse para ponerse en cura y últimamente permaneció en la campaña en Francia desde el mes de octubre del 94 hasta que se verificó la Paz.

El Regimiento de Infantería Granada, durante los siglos XVII y XVIII había participado en dos guerras frente a Portugal y en otras dos frente a Francia, así como en guerras contra Inglaterra. Había estado en el asedio a Gibraltar y en una defensa de Ceuta, en la reconquista y defensa de Orán, y en guerra en Italia. Pero en 1785, cuando Manuel Álvarez estuvo destinado en él, no tuvo, al parecer, acciones de campaña dignas de mencionar. Fue más tarde, en la campaña del Rosellón de 1793 a 1795, cuando el Regimiento tomaría el sobrenombre del Arrojado.

En 1789; nuestro cirujano había pasado destinado al 3º Batallón del Regimiento de Infantería Burgos. Dicho Regimiento que tomaría más tarde el apodo de El Sol, fue creado en 1694, en la ciudad de Burgos, y en sus comienzos fue conocido como Tercio Provincial Nuevo de Burgos. En 1704 es cuando toma la estructura de regimiento. Durante los siglos XVII y XVIII había participado en numerosas campañas: guerras con Francia, defensa de Ceuta, Guerra de Sucesión, campaña de Italia, guerra con Portugal, campaña de Argel, guerra con Inglaterra, participando en el sitio de Gibraltar. De 1793 a 1795, cuando Manuel Álvarez está destinado en él, participa en la Campaña del Rosellón. Después de ser ejecutado Luis XVI de Francia, el 21 de enero de 1793, España firma con Gran Bretaña, la Primera Coalición contra Francia. La República francesa declarará la guerra a España, el 7 de marzo de este año. El capitán general del Ejército de Cataluña es Antonio Ricardos Castrillo, el cual con la ayuda de una escuadra anglo-española y un ejército portugués, obtiene algunos triunfos, pero van a surgir dificultades logísticas y determinados percances, incluida la muerte del general Ricardos, por neumonía. El ejército francés, reorganizado, al mando del general Jacques François Dugommier, el cual había sido nombrado Jefe del Ejército de los Pirineos Orientales; logra arrojar a los españoles del Rosellón para penetrar posteriormente en Cataluña, las Vascongadas y Navarra, llegando hasta Miranda del Ebro. Manuel Godoy, firma por separado, con Francia: La Paz de Basilea, el 22 de julio de 1795. Francia se retira de los territorios ocupados. España cederá a Francia la parte española de la isla: La Española, reconocerá a la República francesa y se normalizarán las relaciones comerciales. Por este hecho, a  Manuel Godoy se le conocerá como: Príncipe de la Paz.

En fechas posteriores; no tenemos datos de la actividad de nuestro cirujano militar. Sabemos que en marzo de 1798, fecha en la que se firma su Hoja de Servicios, cuenta con 44 años de edad. En el año de 1805, el Regimiento de Infantería Burgos figura embarcado en la escuadra de Federico Gravina, participando en los combates de Finisterre y Trafalgar. No tenemos noticias de que Manuel Álvarez siguiera destinado en dicho Regimiento. Por otra parte; aunque aparece el nombre de Manuel Álvarez en una relación de cirujanos del Ejército destinados en el recién abierto Hospital de San Carlos, en la Isla de León, durante 1809, tampoco tenemos datos acreditativos de que este cirujano estuviera en dicho centro.

Sabemos que contrajo matrimonio en la localidad de Ayamonte, provincia de Huelva, con Josefa Crespo Romero. La boda se celebró en la Iglesia Nuestra Señora de las Angustias, de esta localidad, el día 10 de mayo de 1801. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Josefa, Manuel, Antonio y José. El día 12 de septiembre de 1810 fallece Manuel Álvarez, en la misma ciudad de Ayamonte, siendo sepultado en su cementerio, en un nicho de la Cofradía del Santísimo Sacramento, de la que era hermano. Su viuda reclamará la pensión, figurando Manuel Álvarez como cirujano del Ejército, retirado.

BIBLIOGRAFÍA

ROCA NÚÑEZ, J.B. Los otros de Trafalgar. Médicos y cirujanos, Boticarios, Sangradores, Enfermeros, Socorristas, Victimas y Hospitales. Publicaciones del Sur Editores. Sevilla, 2011

ARCHIVO GENERAL MILITAR DE SEGOVIA. Sección 1ª. Legajo A-838

GRANADA 34 (Huelva). CUARTELES, amigosdelamili.com

HISTORIA NAVAL DE ESPAÑA Y PAISES DE HABLA ESPAÑOLA, todoavante.es

WIKIPEDIA, wikipedia.org


Miguel Grau. Médico del Ejército y aventurero

Escrito por humanidadesymedicina 30-01-2015 en Miguel. Comentarios (0)

Miguel Grau. Médico del Ejército y aventurero

No sabemos donde se formó como médico pues las primeras noticias que tenemos de él, datan de 1809, cuando, el 9 de abril de este año; Miguel Grau Fenesich es nombrado médico de número de los Reales Ejércitos de Extremadura, en plena Guerra de la Independencia, siendo destinado a los hospitales de la Sierra de Aracena, en Huelva. En esta región libró duras batallas frente a los franceses, el Regimiento de Candás y Luanco. Dicho regimiento había sido creado en Oviedo, en 1810, y se le entregó el mando al coronel Juan González Cienfuegos, Conde de Peñalba. En este mismo año; combatió en Zalamea la Real y Aracena. Con anterioridad; Miguel Grau había realizado sus funciones y probablemente había colaborado en la organización de la hospitalización en la zona, para pasar después por los hospitales de Medellín, Don Benito, Salamanca, Badajoz y Llerena. El 28 de marzo de 1809; en Medellín, Don Benito, Mengabril, y en otros lugares, se había librado duros combates entre las tropas españolas, al mando del general Gregorio García de la Cuesta, y el cuerpo de ejército francés, al mando del mariscal Claude Víctor. Se habla de unas 10.000 perdidas españolas. No cabe duda que los improvisados y numerosos hospitales de campaña; se encuentran abarrotados. En Llerena, en 1810, debido a la batalla cercana de Cantalgallo, el 10 de agosto; la ciudad queda bastante dañada, el número de heridos y enfermos debió ser considerable. Como el ejército francés instaló un hospital de sangre en el castillo de la vecina localidad de Villagarcia de la Torre, los españoles tuvieron que habilitar sus centros hospitalarios, alrededor de Llerena. No conocemos datos exactos sobre la actuación de nuestro médico en estos centros. Solo sabemos que por orden del protomédico Simón Artaso; se encargó en el hospital de Badajoz, de los enfermos ingresados en la sala de San José de dicho hospital. Hemos de tener en cuenta que el médico de número Grau pertenecía al cuerpo de medicina, distinto al de cirugía. En contra de los cirujanos; cuya mayoría podrían proceder del Colegio de Cirugía del Ejército de Barcelona, creado en 1760, aunque otros se habían formado en colegios civiles, como el de San Carlos en Madrid, Burgos o Santiago, los médicos que ingresaban en el Ejército se habían formado en distintas universidades de España y habían practicado en diversos hospitales. En las guerras no solo se producían heridas y traumatismos sino la aparición de múltiples enfermedades debido a multitud de circunstancias adversas; sobre todo el hacinamiento, las malas condiciones higiénicas, climáticas y ambientales, el esfuerzo físico o la mala nutrición. Las enfermedades eran muy diversas; como tifus, disentería, trastornos digestivos de todo tipo, infecciones respiratorias mortales, sarna, ulceras en las piernas, enfermedades venéreas, etc. A ello había que sumarle los accidentes producidos por los golpes de calor o congelación; dependiente de la zona y de la estación del año. Labor sanitaria importante de los médicos era la lucha frente a la contaminación de las aguas y la preocupación de que no hubiera alimentos contaminados. Una vez que los hospitales extremeños precisan ser evacuados, debido al avance del ejército francés, Miguel Grau solicita permiso al Marqués de la Romana, el cual está al frente del ejército de operaciones de la izquierda, para desplazarse junto a su familia, a Cádiz y a la Real Isla de León. Se le concede dicho permiso el 6 de mayo de 1810. Pronto es destinado en la Isla de León al nuevo Hospital de San Carlos. En este centro permanecerá Miguel Grau, ejerciendo su profesión junto a médicos y cirujanos del Ejército, de la Armada, y civiles, así como facultativos franceses prisioneros, de su Armada y probablemente de su Ejército, derrotado en Bailén, lo cual no impide realizar la labor facultativa, e incluso estar en nómina. Llega mayo de 1811, y el inquieto médico Grau, solicita de nuevo permiso al Consejo de Regencia para trasladarse al Ejército de Cataluña. Se le concede dicho permiso el 9 de mayo de 1811, dejando los enfermos a su cargo; al médico consultor interino del Ejército; Juan Antonio Villarino. Parte de Cádiz, junto a su familia, en una fragata, la cual durante su travesía está a punto de naufragar, logrando refugiarse en el puerto de Almería. A continuación, siempre acompañado de la familia, emprende un angustioso camino por tierra. Llega a sus oídos que Tarragona se ha perdido. Todas las carreteras están interceptadas por el enemigo y no olvidemos que Miguel Grau es un oficial médico del Ejército español. Si se deshace de los documentos, es mal asunto, pero si los conserva; es acusada su identidad. Opta por refugiarse en los pueblecitos de la sierra del Segura. Al parecer va cambiando de lugar, con frecuencia, hasta encontrarse en Lorca, actualmente en la región de Murcia. Lorca, con su célebre castillo medieval, había tenido una importancia grande en la Guerra de la Independencia. Pero ya no había franceses y nuestro médico, junto a su familia, se queda a vivir en este lugar durante algún tiempo, probablemente, ejerciendo su profesión. Terminada la guerra, alega su situación de refugiado y se le concede el retiro del Ejército. No sabemos si esta familia se quedó a vivir definitivamente en Lorca o emigró a otro lugar.

BIBLIOGRAFÍA

AZCÁRATE LUXÁN, I. “La Sanidad Militar en la Guerra de la Independencia”. La Guerra de la Independencia (1808-1814), pp.189-209. Ministerio de Defesa. Diciembre, 2007

ROCA NÚÑEZ, J. B. “El Hospital Militar de San Carlos durante el asedio francés a la Villa de León en el contexto de la Guerra de la Independencia española”. Bicentenario del Hospital de San Carlos. San Fernando (Cádiz). 1809-2009, pp. 273-284. Ministerio de Defensa, 2009

 ROCA NÚÑEZ, J.B. “Médicos y cirujanos militares durante el asedio francés a la Isla de León”. Salud y enfermedad en los tiempos de las Cortes de Cádiz. BLANCO VILLERO, J. M. GARCÍA-CUBILLANA DE LA CRUZ, J. M. (Eds.), pp. 247-265. UCA. Sílex. Madrid, 2013

ARCHIVO GENERAL MILITAR DE SEGOVIA. Sección 1ª. Legajo G-3918

“Batalla de Medellín”. www.medellinhistoria.com

“Campaña y Batalla de Medellín”, 1809. DIALNET, dialnet.unirioja.es

 WIKIPEDIA. www.wikipedia.org