CAMERUN. UNA MEDICINA HEROICA

Escrito por humanidadesymedicina 17-12-2013 en Medicina. Comentarios (0)

Marina Salud colabora con médicos africanos a través de la Teleasistencia

ENTRADILLA

Javier Roca, cirujano Torácico del Hospital Marina Salud de Dénia acaba de volver de Camerún donde ha realizado una estancia en el Hospital San Martín de Porres, gracias a un convenio de colaboración con la Fundación Recover. El objetivo es mantener una colaboración periódica con facultativos africanos, tanto in situ como a través de la plataforma informática medting; una especie de facebook con hisotrias clínicas de pacientes.

ENTREVISTA

P- ¿En qué consiste la colaboración de Marina Salud con la Fundación Recover?

R- La Funadación Recover, con su Directora Gerente al frente, Macrina Camps, ha ideado un proyecto de teleasistencia (Salud 2.0), con el que colaboro desde Marzo, conectándonos con los Hospitales africanos a través de la plataforma medting. Esta es la parte donde Marina Salud puede ayudar de manera más constante, ya que utilizamos la plataforma Medting para tener una comunicación fluida y directa con los médicos de allí sobre los casos que ellos tienen dudas o son más complejos.  En Camerún escasean los médicos y sobre todo los especialistas.

El sistema te avisa, a través de un correo, sobre un nuevo caso clínico que quieren compartir desde África y que lleva incorporada imágenes como radiografías o TAC’s.


EL Dr. Roca en contacto permanente con los facultativos africanos, a través de medting


Los médicos africanos también nos solicitan información, bibliografía sobre algún tema concreto. Lo interesante de este programa es que permite ofrecer formación continua a distancia.

En estos momentos estamos colaborando 26 facultativos especialistas españoles.

Donación de Marina Salud

Para el viaje me llevé desde Dénia 200 drenajes torácicos. Allí no tienen este tipo de materiales, que son muy importantes para abordar los derrames pleurales o los neumotórax. Hasta ahora lo drenaban o lo pinchaban con lo que podían.

El Dr. Roca entrega la donación de Marina Salud


P- ¿Qué parte de la medicina has desarrollado más en Camerún?

Sobre todo quirófano porque es lo que más necesitan. En Camerún muchas veces opera el enfermero. Igual lleva 15 o 20 años operando. Le han enseñado un par de técnicas y las hace de maravilla porque tiene mucha experiencia.

En el quirófano hace falta tener a profesionales capacitados. Tienen muchos voluntarios pero no especialistas. Allí, por ejemplo, mi especialidad, la cirugía Torácica no existe. Esta rama lo que más opera es cáncer de pulmón pero en Camerún no hay mucha prevalencia de esta patología. O bien no se diagnostica por falta de medios o simplemente la población no llega a la edad para que se desarrolle el cáncer de pulmón (normalmente afecta a pacientes entre 60-70 años). Allí la esperanza de vida de es de 50 años.

El Dr. Javier Roca durante una cirugía de hiperhidrosis en el quirófano del Hospital San Martín de Porres, en Camerún.


P- Entonces, ¿no se ven tumores en África?

R- Sí, sí, claro. Tumores en África hay muchos. Pero llegan a la sanidad con unos tamaños que en Europa son inadmisibles. La explicación la encontramos en que cuando un paciente desarrolla un tumor, en lugar de ir al hospital, muchos confían en el chamán o curandero que les dice que es bueno que crezca el tumor porque es la única manera de que salga todo lo malo que llevan dentro.



Casas de barro en la selva, cerca del dispensario de Bikop


No hay cultura de atención sanitaria y el acceso a la misma es complicadísimo. Las infraestructuras son nefastas. La Directora del Centro, Cristina Antolín, monja, médico general que con el tiempo se ha convertido en una excelente cirujana con muchos años de experiencia, desarrolló un proyecto para asfaltar y crear accesos al hospital con dinero de los propios vecinos del barrio. Esos fondos se los entregó al alcalde y finalmente el dinero desapareció y después encontraron al alcalde envenenado. Ese tipo de situaciones de corruptela son muy frecuentes en Camerún. De manera que, cuando llega la temporada de lluvias, el hospital queda casi aislado porque los accesos están embarrados. Hay que esperar a que se sequen.

Además del hospital, la Fundación Recover trabaja entre otros centros cameruneses, con un dispensario en la selva, el Centro de Salud de Bikop, para atender a los pacientes de la zona. Es lo único que hay. 

Un niño juega en los alrededores del Hospital San Martín de Porres en el barrio de Mvog Betsi.


Mortalidad infantil

El 15% de los niños muere antes de los 5 años a causa de enfermedades como VIH, malaria, simplemente por malnutrición o por enfermedades a causa del agua.

La malaria en sí no es una patología muy grave pero si no tienes acceso a la Sanidad, sí puede ser mortal.

P- Además de infraestructuras y comunicaciones, ¿Qué otras carencias has identificado?

R- El Hospital tiene acceso a mucha medicación y pruebas diagnósticas, con la ayuda de muchas ONG. El problema de Camerún es que no existen los hospitales públicos, tal y como lo tenemos aquí. Incluso si el centro sanitario es público, el paciente tiene que pagar. Luego está la corrupción, que es un tema aparte.

En el hospital San Martín de Porres hay trabajadores sociales que estudian los casos de los pacientes más necesitados e intentan buscar financiación en la medida de lo posible. Es curioso cómo funciona el tema de buscar dinero: igual viene un paciente a la consulta, le tienes que pedir dos o tres pruebas y el paciente te dice que solo tiene dinero para una prueba. Entonces empieza el regateo a ver cuál de todas las pruebas se le practica y a qué coste.

La Fundación Recover trabaja para que estos hospitales puedan ofrecer precios bajos gracias a una mejor gestión hospitalaria sin reducir la calidad del servicio.



Un familiar sujeta el gotero a un paciente dado de alta en el aparcamiento del Hospital San Martín de Porres


Hay casos en los que el paciente se tiene que hacer un TAC, previo a la cirugía; entonces elige entre TAC o cirugía. El médico le opera directamente; no tiene más opción.

También hay casos también en los que el paciente no tiene dinero para la hospitalización y se queda en un banquito del hospital.

P- ¿Qué impresión te llevas de la experiencia?

R- Nunca había estado en África, es mi primera experiencia. Pensamos que en África todo es lo mismo pero no: en cada país hay una situación diferente de otro. A veces son mundos muy distintos.

Pensamos que en África no van a tener de nada pero sí tienen bastantes cosas, limitadas pero variadas. Es una pena porque con un poquito más de financiación que tuvieran se podrían hacer muchísimas cosas.