Blog de humanidadesymedicina

Requiem por los miembros de la Sanidad de la Armada

Escrito por humanidadesymedicina 02-11-2014 en Sanidad. Comentarios (0)

Réquiem por  los miembros fallecidos de la Sanidad de la Armada

Hoy día 2 de noviembre, día de los santos difuntos, siguiendo las directrices de mi blog, recordaremos a aquellos miembros de la Sanidad de la Armada, fallecidos, especialmente; los que encontraron la muerte de forma trágica.

A finales del siglo XIX, un cenotafio dedicado a varios médicos de marina, muertos heroicamente en ultramar, procedente del antiguo Hospital de Marina de Cañacao, cuando se entrega Filipinas, llega al antiguo Hospital de Marina de Ferrol. Después de pasar por el nuevo hospital, terminará en el Museo Naval de esta ciudad marítima. Igualmente en Cartagena, en el antiguo Hospital de Marina, se colocó una placa para rendir homenaje a aquellos miembros del Cuerpo de Sanidad de la Armada muertos en el Cumplimiento del Deber. Tanto en Ferrol como en Cartagena; figuran distintos nombres de facultativos, de los que voy hacer una breve referencia, junto a otros que no figuran, sin que por esta circunstancia dejen de ser igual de importantes.

En el año 1851; el segundo médico José de la Madrid y Sánchez Valverde, en Zamboanga; participando en una acción frente a los piratas musulmanes de Joló, muere cuando su falúa es alcanzada por un proyectil enemigo.

1867. El vapor transporte Malaspina cuando se dirige de Hong-Kong a Manila es sorprendido por un fuerte huracán. Como consecuencia de ello; el navío desaparece y con él, su primer médico Manuel Rodríguez Palma,  

1872. El médico mayor y jefe de la Enfermería de Cavite: Rómulo Valdivieso Ferrer, durante la sublevación indígena del Cuartel de Artillería, se dirige de forma inmediata a su destino con la finalidad de atender a los heridos de la reyerta. En el fuego cruzado es alcanzado.

1874. El día 5 de abril de este año, en Patean, el segundo médico Estanislao García Loranca, embarcado en la corbeta Santa Lucia, la cual forma parte de una flotilla al mando de Cervera, participa como facultativo de una compañía de desembarco frente a los piratas musulmanes del archipiélago filipino. Son sorprendidos por el enemigo a la entrada de una cueva. Muchos encontraron la muerte, entre ellos el segundo médico cuyo cadáver no pudo ser recuperado.

1882. Durante el verano de este año, el segundo médico Guillermo Gómez Nieto se encuentra destinado en la zona de Zamboanga, en donde se ha declarado una epidemia de cólera. Muere contagiado por la enfermedad, habiendo estado atendiendo a sus enfermos pocos días antes de fallecer.

1887. Enrique Cardona Miret es el primer médico de la corbeta María Cristina y participa, atendiendo a una compañía de desembarco, en un encarnizado combate frente a indígenas insurrectos de la isla de Ponape, en Las Carolinas. Poco tiempo después de haber realizado una acción gloriosa, atendiendo a un guerrero enemigo que se desangraba frente a su trinchera, salvándole la vida mediante un improvisado torniquete, es abatido cuando la trinchera es asaltada.

1895. El domingo  10 de marzo; el crucero Reina Regente se dirige de Tánger a Cádiz, siendo sorprendido por un fuerte temporal, desapareciendo sin dejar apenas rastro, con toda su dotación. Formando parte de esta los siguientes miembros de sanidad:

Primer médico. José María Robles Villar

Segundo Médico. Tadeo Lapesa Collado

Primer practicante. Luis Serrano Álvarez

 Tercer practicante. Eduardo Catalá Plat

El 18 de septiembre de este mismo año tiene lugar otro naufragio, el del crucero Sánchez Barcaiztegui, cuando tras abandonar la bahía de la Habana colisiona con el mercante Conde de la Mortera. Forma parte de su dotación el primer médico Faustino Martin Díaz quien en el momento de la colisión se encontraba en la sala de calderas, atendiendo a un mecánico que había sido atrapado por la correa de transmisión y sufría numerosas heridas, siendo este médico uno de los muchos desaparecidos. 

1897. El día 20 de noviembre, el primer médico Andrés Castro Vargas, destinado en el Apostadero de Filipinas y comisionado a la Estación Naval de Balabac; es asesinado en plena calle y, su cabeza, junto a la de dos oficiales de la Estación, es izada por los insurrectos, en largas pértigas.

1898. El 3 de julio, de este año, tiene lugar el combate naval de Santiago de Cuba. Son varios los miembros de la sanidad naval que pierden la vida, durante y después de los acontecimientos.

Julio Cesar Díaz Navarro. Segundo médico del crucero Infanta María Teresa

Santiago del Pozo y Pos. Primer practicante del crucero Vizcaya quien falleció el 16 de julio en el Hospital de Marina de Estados Unidos, en Portsmouth, con paraplejia por traumatismos.

Manuel González Fernández. Tercer practicante del destructor Plutón.

Gustavo García Fernández. Tercer practicante del destructor Furor.

No nos podemos olvidar de dos destacados médicos, pese a su juventud. Se trata de:

Alejandro Lallemand Lemus, fue el primer médico del buque insignia de la escuadra del almirante Cervera; crucero Infanta María Teresa. Alejandro Lallemand falleció en Cádiz el 28 de marzo de 1903, cuando solo contaba 45 años de edad, a consecuencias de la reagudización de una peritonitis crónica, adquirida por un traumatismo abdominal sufrido durante el combate.

Antonio Jurado Calero, primer médico del crucero Vizcaya, falleció el 21 de diciembre de 1900 a los 44 años de edad, a consecuencia de la reactivación de una tuberculosis pulmonar, contraída a lo largo de su vida profesional.

Anterior y posterior a esta época; son numerosos los médicos, farmacéuticos y practicantes de la Armada que han sacrificado sus vidas al servicio de los demás y, muchos la perdieron en el cumplimiento de sus deberes profesionales. Por todo ello merecen ser, ahora y siempre, recordados.

Descansen en la Paz del Señor




Bibliografia

Clavijo y Clavijo, S. La trayectoria hospitalaria de la Armada española. Editorial Naval. Madrid, 1944

Garcia-Cubillana de la Cruz, J.M. “Dos médicos del Hospital de Marina de SanCarlos en el combate naval de Santiago de Cuba (1898)”. Bicentenario del Hospital San Carlos. San Fernando (Cádiz), 1809-2009; pp. 295-307. Servicio de Publicaciones del Ministerio de Defensa. Madrid, 2009.

Sanchez-Limón, F. Pallarés Machuca, F. J. “Historias de la mar: El Cenotafio enhonor a los muertos por la Patria del Cuerpo de Sanidad de la Armada” o “El Mausoleode Cardona”.Revista General de Marina, pp. 337-343. Marzo, 1996.

Soler Cantó, J. El Hospital Militar de Marina de Cartagena. 2ª Edición. Universidad Politécnica de Cartagena, 1999

Historia Naval de España y Países de habla española; www.todoavante.es


NAUFRAGIO

Escrito por humanidadesymedicina 02-03-2014 en Crucero. Comentarios (0)

NAUFRAGIO

 El próximo día 10 de marzo se cumplen 119 años de la desaparición del crucero Reina Regente cuando realizaba una travesía de Tánger a Cádiz.

El Reina Regente era un crucero de primera clase con casco de hierro y blindado. Fue construido en los astilleros James & George Thompson & C₀ de Clydebank, en Glasgow. Se le instaló una maquinaria potente capaz de alcanzar una velocidad de 20 nudos y con gran autonomía. El costo fue de 243.000 libras esterlinas, próximo a los 6 millones de pesetas de aquella época. La dotación española se hizo cargo del buque en el mismo Glasgow. Las características eran:

Desplazamiento: 4770 toneladas.

Eslora: 97,30 m.

Manga: 15,43 m.

Puntal: 8,92 m.

Calado: 5,95 m.

Dotación para 420 hombres.

Cuatro máquinas horizontales Thompson con una potencia máxima de 11.598 caballos de vapor y dos hélices de 5,63 mm de diámetro.  Autonomía para 12.000 millas y una capacidad de carga de 1285 toneladas de carbón. El casco llevaba una protección de planchas de acero de 3,5 pulgadas de espesor en la zona alta y 3 pulgadas en la zona inclinada mientras que las máquinas, calderas y pañoles estaban blindados con acero de 3 a 3,5 pulgadas de espesor. El casco quedaba dividido en 156 compartimientos estancos. En cuanto al armamento diremos:

4 cañones González Hontoria de 240 mm., colocados 2 a proa y 2 a popa.

6 cañones González Hontoria de 120 mm.

6 cañones Nordenfelt de 57 mm.

1 cañón Nordenfelt de 42 mm.

4 cañones Hotchkiss de 37 mm.

5 ametralladoras.

5 tubos lanzatorpedos con 20 torpedos del tipo Whithehead almacenados a bordo.

Es botado el 24 de febrero de 1887 y se completa el alistamiento el 1 de enero de 1888. 

A finales del mes de febrero de 1895; nuestro buque se encuentra en el Arsenal de la Carraca, en San Fernando, con algunos problemas en sus máquinas y calderas, estudiándose la posibilidad de viajar a Cartagena con el objeto de realizar una reparación, probablemente de cierta especialidad. Encontrándose en estas circunstancias, llega marzo y su comandante recibe la orden de trasladar a Marruecos una embajada del sultán de este país, Muley Abdelaziz, la cual regresaba de Madrid donde se había mantenido conversaciones relacionadas con la revisión del Tratado de Marrakech, firmado el 5 de marzo de 1894 que ponía fin a la contienda con los rifeños en 1893. En este tratado, Marruecos además de castigar a la kábilas rifeñas, se comprometía a pagar a España una indemnización de 20 millones de pesetas, haciéndose además responsable de garantizar la paz; manteniendo un efectivo militar competente, vigilando los movimientos de los rebeldes rifeños y evitando nuevos levantamientos. Este tratado precisó de revisiones periódicas por la conflictividad del territorio. La comitiva marroquí presidida por Hajd- Abd-el-Kerin Brisha, llega a Cádiz el día 8 de marzo; y como el Reina Regente es el único buque de alto tonelaje disponible que puede garantizar un desplazamiento adecuado; el capitán general del departamento ordena al comandante del crucero, capitán de navío Francisco Sanz de Andino, de forma verbal, al parecer, partir rumbo a Tánger con los miembros de la comitiva marroquí como pasajeros. Después de haber embarcado 546 toneladas de carbón y 311 toneladas de agua dulce para poder generar vapor; el sábado día 9 de marzo el crucero parte de Cádiz con rumbo a Tánger y después de siete horas de viaje fondea en la rada de esta ciudad costera marroquí, hacía el anochecer. Se encuentra lejos del muelle y con poca visibilidad por lo que se espera al siguiente día para desembarcar la delegación marroquí. En la mañana del día 10 acude la embarcación del práctico del puerto y creyéndose de que existe riesgo para efectuarse el desembarco, no siendo aconsejable cambiar el lugar del fondeadero por la dificultad en el manejo de las anclas, los diplomáticos pasan a un bote que les llevarán al vapor remolcador. Desde las primeras horas de la mañana se ha levantado un viento del S.O. que va aumentando su intensidad. El barómetro ha experimentado un notable descenso de la presión atmosférica. El cónsul de España en Tánger se ha puesto en comunicación con Sanz de Andino, manifestando que ha hecho las oportunas diligencias para que el navío pueda quedar resguardado en puerto. Son las 10 y 30 horas de la mañana, el puerto de Tánger está cerrado, el crucero leva anclas, dobla el “Muelle Viejo” y pone proa al N.O., con rumbo a Cádiz. Se sabe que al encontrarse a unas tres millas de la costa paró las máquinas. Esta detención fue vista por dos personas quienes han facilitado los detalles. El ministro plenipotenciario de España en Tangar, desde la Alcazaba y el primer dragomán de la Embajada francesa; Mr. Malparty quien desde los altos de su casa de Marshan observa mediante un catalejo como el crucero se detiene y parte de su dotación se dirige a la toldilla, descolgándose por la aleta de babor algo parecido a un buzo. A la media hora, el buque se pone en movimiento con rumbo norte. Eran las 12 y 15 horas y el diplomático francés comprueba en un barómetro una presión de 720 mm. Poco tiempo después parece ser que fue visto por los vapores británicos Mayfield y Matheus. El capitán del primero de ellos al arribar al puerto de Barcelona, días después, se dirigió a la Comandancia de Marina para notificar que vio un buque de guerra que a pesar de no notar que tuviera avería alguna daba grandes balanceos. Al mostrársele una fotografía del Reina Regente, verificó que era parecido y lo situó a unas 12 millas de Cabo Espartel y navegando hacía Cádiz. Por su parte; el capitán del Matheus, navegando rumbo al Estrecho y con destino a Génova, comentó que sobre las 12 y 30 horas sufrieron un fortísimo chubasco de viento y agua. Pasaron a una milla y media de un buque de guerra sin ser capaces de reconocer su nacionalidad por la poca visibilidad existente pero podía ser el Reina Regente. El capitán de fragata Miguel Aguirre por orden del mando superior, recoge la información de unos campesinos del poblado de Bolonia en Tarifa quienes manifestaron que a eso de las 3 de la tarde pudo verse desde esa localidad un barco de guerra atravesado en la mar y luchando a duras penas contra el temporal. Según la lista de desaparecidos, la dotación estaba compuesta de la siguiente manera:

Comandante: Capitán de Navío: Francisco Sanz de Andino y Martí

2º Comandante: Capitán de Fragata: Francisco Pérez y Cuadrado

Tenientes de Navío: 4

Alféreces de Navío: 4

Contador de Navío

 Segundo  Capellán

Maquinista Mayor de 1ª

Maquinista Mayor de 2ª

Guardiamarinas: 5

Primer contramaestre: 1

Segundos contramaestres: 3

Terceros contramaestres: 3

Primer condestable: 1

Segundos condestables: 5

Terceros condestables: 2

Primeros maquinistas: 3

Segundos maquinistas: 5

Terceros maquinistas: 8

Aprendices de maquinistas: 9

Primer escribiente: 1

Segundo escribiente: 1

Obreros torpedistas: 2

Primer carpintero

Carpintero calafate

Herrero

Armero

Buzo

Artilleros de primera: 18

Artilleros de segunda: 9

Cabos de mar de primera: 11

Cabos de mar de segunda: 13

Marineros de primera: 49

Marineros de segunda: 79

Marineros de segunda con oficio:

Marineros carpinteros: 2

Marinero despensero: 1

Cocinero de equipaje: 1

Marinero corneta: 1

Criados particulares: 3

Marineros fogogoneros de primera: 41

Marineros fogoneros de segunda: 18

Infantería de marina:

Teniente: 1

Sargentos segundos: 2

Cabos primeros: 4

Cabos segundos: 3

Cornetas: 2

Soldados: 33

Aprendices de la Escuela de Artillería de mar: 49

Sanidad:

Primer médico: 1

Segundo médico: 1

Primer practicante: 1

Tercer practicante: 1

En total suman: 412 hombres.

Dada la finalidad de este blog de tratar de la presencia de la sanidad en todo tipo de catástrofes; vamos a ocuparnos de los dos médicos y los dos practicantes que formaban parte de la dotación de dicho buque.

Primer Médico, equivalente a capitán. José María Robles y Villar

Natural de Madrid; se forma como médico en la Facultad de Medicina de esta capital e ingresa en la Armada en 1881. Pasa por los hospitales de Cartagena y de San Carlos en San Fernando, servicios médicos de la Corte en Madrid, Comandancia de Marina de Cádiz, Regimiento de Infantería de Marina de Cartagena, distintas unidades navales  y Apostadero de Filipinas. Participa, embarcado en el crucero Conde del Venadito, en la primera Guerra del Rif, llamada también “Guerra Chica”o “Guerra de Margallo”. El 14 de agosto de 1894; embarca en el crucero Reina Regente. Es autor de dos memorias clínicas; sobre la transfusión de sangre y acerca de la influencia del alcohol sobre el organismo humano. Se encontraba en posesión de la Cruz del Mérito Naval de 1ª clase y de la Cruz de Carlos III. Muere a los 34 años

Segundo Médico, equivalente a teniente. Tadeo Lapesa y Collado

Natural de Salvacañete, en la provincia de Cuenca; se forma como médico en la Facultad de Medicina de Valencia. Ingresa en la Armada en 1889. Pasa por los hospitales de Ferrol y Cartagena. Apostadero de Filipinas. Estuvo embarcado en varias goletas y cañoneros, y en el crucero Alfonso XII. El 15 de agosto de 1894; embarca en el crucero Reina Regente. Muere con 31 años

Primer Practicante, equivalente a Primer Contramaestre. Luis Serrano y Álvarez

Natural de San Fernando en Cádiz; nace en la calle Santa Ana, conocida como Comedias Viejas, en el número 9. Se forma como practicante en el Hospital de San Carlos del Departamento Marítimo de Cádiz, y en este departamento efectúa el examen de ingreso en el Cuerpo de Practicantes de la Armada. Ingresa en el año 1858, pasando por numerosas unidades navales, Hospital de Manzanillo en Cuba y enfermería de esta localidad en otra ocasión, enfermería del Arsenal de la Carraca en San Fernando y Hospital de San Carlos en este departamento. Participa; en el combate del Callao a bordo de la fragata Numancia, en la primera guerra de Cuba o Guerra de los diez años que comienza con los disturbios de Manzanillo, y en el asedio de los cantoneros gaditanos al Arsenal de la Carraca. Fue náufrago del cañonero Paz frente a las costas de Conil de la Frontera. No se sabe la fecha de embarco en el crucero Reina Regente. Estaba en posesión de la Cruz de Plata del Mérito Naval con distintivo rojo, Cruz Roja sencilla del Mérito Militar, y Medalla de la Guerra Civil de 1873 y 74 con pasador de la Carraca. Obtuvo el título de Subayudante de 3º clase de la Brigada Sanitaria. Muere con 56 años

Tercer Practicante, equivalente a Tercer Contramaestre. Eduardo Catalá y Plat

Nace en Játiva, provincia de Valencia. Aunque la documentación existente es escasa, probablemente se formó como practicante en el Hospital Militar de Cartagena y en este departamento realizaría el examen de ingreso en la Armada. En 1882 es practicante supernumerario. En 1886 es tercer practicante excedente por reforma del cuerpo, pasando a tercer practicante de número en 1891. Su vida profesional transcurre entre Fernando Póo y el Hospital de Cartagena, donde se encuentra destinado en el año 1893. No sabemos la fecha de embarco en el crucero Reina Regente pero debió ser próxima a este último año. Muere a la edad de 36 años.

El naufragio del crucero Reina Regente causó una gran consternación en el país. Desde el Congreso se pidió responsabilidades y la Armada nombró una comisión investigadora del accidente. La prensa de la época se hizo eco de la noticia y gran parte de España lloró su perdida. Hoy; después de muchos años de aquella desgracia, todavía se recuerda y existen debates acerca de los motivos de la tragedia y en qué lugar del fondo marino yace nuestro célebre crucero.

Yo le pediría al amable lector de estas líneas que en el despertar del próximo día 10 tenga un recuerdo seguido de una oración para los náufragos del crucero Reina Regente que tan trágicamente perdieron la vida aquel día 10 de marzo de 1895.

DESCANSEN EN PAZ

Bibliografia

ARAGÓN FONTENLA, M. “Historias de la Mar”: “¿Dónde se encuentra el Reina Regente?” Revista General de Marina. Marzo de 2001, pp. 247-262.

BLANCA CARLIER, J Mª “El naufragio del Reina Regente y otros naufragios ocurridosen 1895”;  www. Islabahia.com, 13/10/2008

GIL HONDUBILLA, J. El crucero Reina Regente y su hundimiento el 9 de marzo de 1895. Colección Barlovento. Madrid, 2004

MOLLÁ AYUSO L. “Historias de la Mar. 100 años del Reina Regente”. Revista General de Marina. Marzo, 1995, pp. 329-340.

ROCA NÚÑEZ, J. B. La Sanidad de la Armada en la segunda mitad del siglo XIX. Pendiente de editar

ARCHIVO GENERAL DE MARINA ÁLVARO DE BAZÁN

Legajos: 2898/128, 4536 ,2972

  2898/83, 85

  2898/77

  2898/15, 24

             


CAMERUN. UNA MEDICINA HEROICA

Escrito por humanidadesymedicina 17-12-2013 en Medicina. Comentarios (0)

Marina Salud colabora con médicos africanos a través de la Teleasistencia

ENTRADILLA

Javier Roca, cirujano Torácico del Hospital Marina Salud de Dénia acaba de volver de Camerún donde ha realizado una estancia en el Hospital San Martín de Porres, gracias a un convenio de colaboración con la Fundación Recover. El objetivo es mantener una colaboración periódica con facultativos africanos, tanto in situ como a través de la plataforma informática medting; una especie de facebook con hisotrias clínicas de pacientes.

ENTREVISTA

P- ¿En qué consiste la colaboración de Marina Salud con la Fundación Recover?

R- La Funadación Recover, con su Directora Gerente al frente, Macrina Camps, ha ideado un proyecto de teleasistencia (Salud 2.0), con el que colaboro desde Marzo, conectándonos con los Hospitales africanos a través de la plataforma medting. Esta es la parte donde Marina Salud puede ayudar de manera más constante, ya que utilizamos la plataforma Medting para tener una comunicación fluida y directa con los médicos de allí sobre los casos que ellos tienen dudas o son más complejos.  En Camerún escasean los médicos y sobre todo los especialistas.

El sistema te avisa, a través de un correo, sobre un nuevo caso clínico que quieren compartir desde África y que lleva incorporada imágenes como radiografías o TAC’s.


EL Dr. Roca en contacto permanente con los facultativos africanos, a través de medting


Los médicos africanos también nos solicitan información, bibliografía sobre algún tema concreto. Lo interesante de este programa es que permite ofrecer formación continua a distancia.

En estos momentos estamos colaborando 26 facultativos especialistas españoles.

Donación de Marina Salud

Para el viaje me llevé desde Dénia 200 drenajes torácicos. Allí no tienen este tipo de materiales, que son muy importantes para abordar los derrames pleurales o los neumotórax. Hasta ahora lo drenaban o lo pinchaban con lo que podían.

El Dr. Roca entrega la donación de Marina Salud


P- ¿Qué parte de la medicina has desarrollado más en Camerún?

Sobre todo quirófano porque es lo que más necesitan. En Camerún muchas veces opera el enfermero. Igual lleva 15 o 20 años operando. Le han enseñado un par de técnicas y las hace de maravilla porque tiene mucha experiencia.

En el quirófano hace falta tener a profesionales capacitados. Tienen muchos voluntarios pero no especialistas. Allí, por ejemplo, mi especialidad, la cirugía Torácica no existe. Esta rama lo que más opera es cáncer de pulmón pero en Camerún no hay mucha prevalencia de esta patología. O bien no se diagnostica por falta de medios o simplemente la población no llega a la edad para que se desarrolle el cáncer de pulmón (normalmente afecta a pacientes entre 60-70 años). Allí la esperanza de vida de es de 50 años.

El Dr. Javier Roca durante una cirugía de hiperhidrosis en el quirófano del Hospital San Martín de Porres, en Camerún.


P- Entonces, ¿no se ven tumores en África?

R- Sí, sí, claro. Tumores en África hay muchos. Pero llegan a la sanidad con unos tamaños que en Europa son inadmisibles. La explicación la encontramos en que cuando un paciente desarrolla un tumor, en lugar de ir al hospital, muchos confían en el chamán o curandero que les dice que es bueno que crezca el tumor porque es la única manera de que salga todo lo malo que llevan dentro.



Casas de barro en la selva, cerca del dispensario de Bikop


No hay cultura de atención sanitaria y el acceso a la misma es complicadísimo. Las infraestructuras son nefastas. La Directora del Centro, Cristina Antolín, monja, médico general que con el tiempo se ha convertido en una excelente cirujana con muchos años de experiencia, desarrolló un proyecto para asfaltar y crear accesos al hospital con dinero de los propios vecinos del barrio. Esos fondos se los entregó al alcalde y finalmente el dinero desapareció y después encontraron al alcalde envenenado. Ese tipo de situaciones de corruptela son muy frecuentes en Camerún. De manera que, cuando llega la temporada de lluvias, el hospital queda casi aislado porque los accesos están embarrados. Hay que esperar a que se sequen.

Además del hospital, la Fundación Recover trabaja entre otros centros cameruneses, con un dispensario en la selva, el Centro de Salud de Bikop, para atender a los pacientes de la zona. Es lo único que hay. 

Un niño juega en los alrededores del Hospital San Martín de Porres en el barrio de Mvog Betsi.


Mortalidad infantil

El 15% de los niños muere antes de los 5 años a causa de enfermedades como VIH, malaria, simplemente por malnutrición o por enfermedades a causa del agua.

La malaria en sí no es una patología muy grave pero si no tienes acceso a la Sanidad, sí puede ser mortal.

P- Además de infraestructuras y comunicaciones, ¿Qué otras carencias has identificado?

R- El Hospital tiene acceso a mucha medicación y pruebas diagnósticas, con la ayuda de muchas ONG. El problema de Camerún es que no existen los hospitales públicos, tal y como lo tenemos aquí. Incluso si el centro sanitario es público, el paciente tiene que pagar. Luego está la corrupción, que es un tema aparte.

En el hospital San Martín de Porres hay trabajadores sociales que estudian los casos de los pacientes más necesitados e intentan buscar financiación en la medida de lo posible. Es curioso cómo funciona el tema de buscar dinero: igual viene un paciente a la consulta, le tienes que pedir dos o tres pruebas y el paciente te dice que solo tiene dinero para una prueba. Entonces empieza el regateo a ver cuál de todas las pruebas se le practica y a qué coste.

La Fundación Recover trabaja para que estos hospitales puedan ofrecer precios bajos gracias a una mejor gestión hospitalaria sin reducir la calidad del servicio.



Un familiar sujeta el gotero a un paciente dado de alta en el aparcamiento del Hospital San Martín de Porres


Hay casos en los que el paciente se tiene que hacer un TAC, previo a la cirugía; entonces elige entre TAC o cirugía. El médico le opera directamente; no tiene más opción.

También hay casos también en los que el paciente no tiene dinero para la hospitalización y se queda en un banquito del hospital.

P- ¿Qué impresión te llevas de la experiencia?

R- Nunca había estado en África, es mi primera experiencia. Pensamos que en África todo es lo mismo pero no: en cada país hay una situación diferente de otro. A veces son mundos muy distintos.

Pensamos que en África no van a tener de nada pero sí tienen bastantes cosas, limitadas pero variadas. Es una pena porque con un poquito más de financiación que tuvieran se podrían hacer muchísimas cosas.




Presentación de mi Blog

Escrito por humanidadesymedicina 19-10-2013 en Humanidades. Comentarios (0)

Presentación de mi Blog

La finalidad de este Blog es tratar fundamentalmente de la presencia de los médicos, farmacéuticos, enfermeros y personal auxiliar de la sanidad, en: catástrofes, guerras y epidemias que han asolado a la humanidad a través del tiempo. También nos ocuparemos de aquellos que vienen realizando su labor asistencial, día a día, en los países del tercer mundo, en unas condiciones extremadamente difíciles y peligrosas en ocasiones. A todos ellos, nuestra admiración y apoyo. Además; trataré aquellos temas que considere interesantes desde el punto de vista histórico, social y humano.